Ya no hará falta suscribir un seguro al solicitar una hipoteca

El pasado 28 de febrero de 2014 se publicaba en el BOE la primera Directiva europea sobre hipotecas. La noticia, como es evidente, no es nueva, sin embargo la demora en la incorporación de la misma al marco jurídico español sí lo es. Es por ello que la primera tarea del próximo Gobierno de España será la incorporación a nuestra legislación del contenido de esta Directiva europea. Sin embargo, algunas Comunidades Autónomas, en ejercicio de sus competencias, ya la han incorporado. Es el caso de Andalucía y la Ley 3/2016, de 9 de junio, para la protección de los derechos de las personas consumidoras y usuarias en la contratación de préstamos y créditos hipotecarios sobre la vivienda.

La nueva norma europea sobre hipotecas es una norma de gran importancia. No sólo porque es la primera Directiva relativa a regular las condiciones de contratación de los préstamos concedidos a particulares y garantizados con una hipoteca, sino porque está expresamente dirigida a proteger a los consumidores y usuarios de las prácticas abusivas de los bancos en este terreno.

a) Con esta Directiva los consumidores dispondrán de un plazo para valorar la operación antes de firmarla y de otro plazo para retractarse una vez firmada la hipoteca. Concretamente, tendrán derecho a reflexionar durante siete días antes de firmar y podrán echarse atrás durante los siete días posteriores a la firma.

b) Se intensifican los controles relativos a la obligación de información del Banco, que estará obligado a informar por escrito y en términos sencillos y comprensibles sobre el contrato de crédito que se vaya a suscribir y todos los condicionantes que le rodean mediante una hoja informativa.

c) El Banco no podrá obligar al cliente a contratar otra serie de productos complementarios a la hipoteca, como es el caso de los seguros. Todo aquél que haya adquirido su vivienda con un préstamo hipotecario se habrá visto en la obligación de firmar un seguro de vida, otro de hogar, otro de decesos, e incluso tener que adquirir una tarjeta de crédito que nunca se había planteado tener. A partir de la transposición de esta Directiva europea esas condiciones ya no serán obligatorias.

d) La nueva norma europea también aborda las comisiones, eliminando las relativas a amortización anticipada o los abusivos costes de reclamación de impagados. Asimismo, sensible a la situación vivida estos últimos años, exige que los plazos antes de proceder a ejecuciones y desahucios sean razonables.

Rodrigo Ruíz

Abogado